Blogia
FORO LIBER@L

reflexiones

LA CARCEL DIGITAL

Queda condenado a pasar unos días "a la sombra" el Conseller de Comerc de la Generalitat, el Sr.Huguet por la siguiente declaración contra el sentido común, que lo hace acreedor de una condena digital

L D (EFE) Huguet ha remarcado que "el país sabe y ha de saber que si esto falla, Cataluña entra en una dinámica de conflicto social creciente que, obviamente -y hago una lectura partidista-, irá en beneficio de los independentistas porque esto lo giraremos en contra de España". El consejero ha advertido de la posibilidad de que se genere una "crisis social" y ha observado que "si alguien se piensa que en una Guerra Civil, entre comillas,
en Cataluña, se van a lavar las manos desde Madrid, se equivocan: después delos 'nyarros' y 'cadells' vino la guerra de Els Segadors", en referencia a que tras los enfrentamientos internos en Cataluña del siglo XVII se produjo la guerra de secesión en contra de las tropas borbónicas de Felipe IV.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

AMAR EN TIEMPOS REVUELTOS

Quiero comenzar diciendo que apenas veo la tele y menos las novelas. Ya sé que todo el mundo dice lo mismo y que casi todo el mundo miente, pero yo no os miento.

Hoy, después de comer, y mientras recogía la mesa (he comido solo) he visto el comienzo de una telenovela de la TVE-1, la nueva televisión. Se titula "Amar en tiempos revueltos". Principia con el advenimiento de la república. Intercalan imágenes antiguas, en blanco y negro, con otras en color de los actores de la serie: la república es recibida con alborozo, con música de charanga, el himno de Riego, todos felices, sonrientes, amables, desenfadados; en la calle, en el bar, en las casas. Sonrisas y abrazos por doquier.

Por contraste aparece la imagen de un hogar donde todo es seriedad, silencio, un padre de familia feo, con cara picada de viruela, amargo... ¡de derechas!. Es empresario y con dinero. Su mujer rancia, con cara de lechuga... y amargada. La hija quiere estudiar en la universidad pero el padre no la deja: dice que a tener hijos y a casarse. Su hijo peina con brillantina y pelo pa-trás, y está en contra de los obreros. Ya ha enseñado un pistolón a su amigo en los primeros planos; dizque para vengarse de la república. (Su amigo con brillantina también y con el pelo volcado hacia trás).

La radio, en la casa de derechas, da una noticia que nunca se produjo: que los votos del frente popular han sumado más que la derecha; ya sabeis que el poder se "ocupó" antes de acabar con el recuento de votos que fue mayor a las derechas... (leed la genial crónica de Josep Pla, corresponsal de La Vanguardia en 1931, que anda publicada por ahí)

Por contraste en casa de un joven obrero del empresario hay mejor rollo, más humano. El padre le aconseja que no se meta en líos. La madre cose vainica y quiere mucho a su hijo y le dice que haga lo que le pida la conciencia. ¿Sabeis quien es la madre del joven obrero? ¡La Bardem! Ya han enchufado a los actores del no a la guerra con cargo al presupuesto.

No he visto más de 15 miunutos, pero creo que ya se cómo va a continuar la telenovela: se van a enamorar el joven trabajador y la hija del empresario, pues él ya le lanza los tejos; el chico es muy mono, combativo y alegre; y la hija del empresario, pese a tener padres feos y de derechas, también es mona; y si, además, le cambian el peinado y se lo suelta un poquito, adquirirá aires progres y republicanos.

Al loro.

Esta telenovela tiene una carga ideológica abrumadora.

Me recuerda la película Raza, de los años cuarenta, cuyo texto escribió Franco (con seudónimo Juan de Andrade) y que dirigió Luis Orduña, donde todo andaba igual: un contraste entre buenos y malos.

Bachiller, miembro de FORO LIBER@L

PREPARADOS PARA LA GRAN FARSA

El día 30 de septiembre se votará en el parlamento catalán el proyecto de reforma del estatuto. Ya sabemos a estas alturas, al menos quienes nos hemos molestado en leer el texto y asistir a las escasísimas conferencias disidentes que se han ofrecido en Barcelona, que ni es reforma, ni es estatuto. Es una constitución en toda regla, que abre todas las vías para una futura, sencilla y plácida secesión de Cataluña.



Lo más alucinante, además de la pasmosa aceptación anunciada por el presidente del gobierno de España, es el papel de los partidos catalanes en estas semanas. Los partidos nacionalistas llevan semanas discutiendo conceptos inextricables para el ciudadano, como el blindaje de competencias frente a cualquier futura injerencia del parlamento de España, unos supuestos derechos históricos y unas facultades no ya exclusivas, sino excluyentes. Todo ello con el telón de fondo de la financiación, con la pretensión indisimulada de CiU de llegar a una situación de concierto similar al vasco.



Los partidos nacionalistas están mostrando un olímpico desprecio por esa Cataluña, por ese pueblo catalán con cuya defensa se llenan la boca. Todo se reduce a un mero cálculo de las consecuencias electorales que pueda tener para unos y otros el hipotético fracaso, en Barcelona o en Madrid, del engendro estatutario socialnacionalista. Cómo si no pueden entenderse los contactos secretos (¿o eran discretos?) entre Mas y Rodríguez: el líder del partido nacionalista “por excelencia” se desplaza a Madrid para ... ¿para qué? ¿para recibir instrucciones del gobierno del estado que según ellos les oprime, para pactar con el presidente un apoyo parlamentario si los traidores natos de ERC se ponen demasiado pesados?



El día 30 asistiremos a una gran farsa, sea cual sea el resultado. Un miserable teatrillo que no tendrá más objetivo que tomar las mejores posiciones para la próxima confrontación electoral. Todo es maniobra y manipulación de cara a la consecución del poder en las próximas elecciones autonómicas. Personalmente creo que el estatuto se aprobará, y que la votación concluirá con los diputados puestos en pie y entonando enfervorizados el himno catalán, orgullosos de haber lanzado a Madrid el órdago más importante que la democracia española haya recibido jamás.



¿Y el PP? Parece una situación idónea para hacerse un hueco, aunque fuese sin más programa que el sentido común, la honestidad y la denuncia de la inmensa estafa que toda esta historia supone, sobre todo para los ciudadanos catalanes. Y sin embargo, algunas encuestas pronostican incluso su salida del parlamento en las próximas autonómicas. Son muchos los comentaristas que en estas últimas semanas opinan que el líder del PP debería frecuentar más tierras catalanas. Lo cual, sin dejar de ser cierto, no sería tan necesario si los líderes del PP catalán cumpliesen con su obligación. Pero en cualquier caso, es un poco tarde para eso. Nadie sabe lo que piensa realmente el PP catalán, y eso es letal ante el electorado.





Germont

NOS SIGUEN EXPOLIANDO

Hace una semana los nacionalistas más rudos, valga la redundancia, aprovecharon como agua de mayo un anuncio, no sé si de la Comunidad de Castilla la Mancha o de la de Extremadura, en el que se decía que, en este curso académico que se inicia, cada alumno dispondría un ordenador y una conexión a internet. El argumento era fácil: si el dinero se distribuyese de manera más justa y “España” no nos expoliase tanto con los impuestos, los niños catalanes podrían estar en las mismas condiciones. Porque parece ser que aquí, en esta pequeña e idílica Suiza mediterránea, que cuenta con la natalidad más baja del mundo, no existe esa posibilidad para los alumnos. “¡Es por cosas como éstas por las que pedimos el concierto, la nueva financiación y el sursum corda! Aunque claro, nos parece estupendo que los niños extremeños blablabla...!



De acuerdo. Pero a los que tenemos una cierta memoria nos asaltan ciertas dudas que son política y sobre todo nacionalmente incorrectas. A ver: hace cuatro días se desveló que la administración catalana había gastado 200.000 euros en conseguir que se aceptase el dominio cat en internet. Hace unos cuantos meses, cuando lo de la federación catalana de patinaje, o de hockey, no recuerdo, se dijo que toda la operación que se desarrolló en Fresno costó unos 400 o 500.000 euros. Más: hay una campaña ahora en curso en televisión, radio y prensa, que se denomina desvergonzadamente “parla en llibertat”, y que consiste en inducir reiteradamente a que se hable en catalán, sin preocuparse por si se tienen o no los conocimientos mínimos. “I si m’equivoco, torno a començar”, repite machaconamente una especie de dentadura postiza que es la imagen de la campaña. Ignoro el coste, pero aparece constantemente en televisión y radio, así que sin duda no es barato.



No estará de más insistir en que estas campañas pretenden, básicamente aunque de forma encubierta, que no se hable castellano. Porque vamos a ver, ¿alguien piensa que el mensaje de marras está pensado para que no se hable en inglés, o en alemán, o en árabe?



En cualquier caso, no parece descabellado suponer que con el coste de estas tres operaciones podría haberse dotado de ordenadores y conexiones internet a todos los niños catalanes que aún no la tienen. Pero el recurso al expolio victimista siempre es más rentable.





Germont

PASANDO FACTURA

Sectarios, miserables, prepotentes, cínicos, cobardes, vengativos, rencorosos. Estos calificativos, y unos cuantos más que por escrito quedan francamente mal, son los que sugiere la decisión del gobierno de no conceder fondos públicos a la Asociación de Víctimas del Terrorismo.


La Asociación que preside Francisco José Alcaraz se ha constituido en los últimos tiempos, contra su voluntad, en referente ético frente a la política indigna de un gobierno que ha claudicado de su responsabilidad para conseguir, a cualquier precio, establecer un mecanismo de precisión que tiene un único objetivo: impedir a toda costa que el Partido Popular vuelva al poder. La aritmética parlamentaria es la que es, y los estrategas del PSOE serán cualquier cosa menos tontos: si se margina al PP en una serie de comunidades autónomas clave, potenciando a los partidos nacionalistas, y al mismo tiempo se mantienen los graneros tradicionales de votos de izquierda, el gobierno está asegurado. Que los partidos nacionalistas aprovechen esta circunstancia para exigir más, y más, y más, poco importa a quienes tienen una altura de miras semejante a la que pueda disfrutar una rata.


El diseño está encajando con precisión diabólica: el PP está en vías de extinción en Cataluña; en el País Vasco se consumará en breve su exclusión de cualquier ámbito de poder, merced a la colaboración ya anunciada de socialistas y nacionalistas en Vitoria, y también en la vecina Navarra; en Galicia ya se ha consumado la consolidación de un partido nacionalista, posibilidad hasta hace unos años risible por absurda; Andalucía y Extremadura no parece que vayan a cambiar de dueño en breve; y quizá el único escollo a la vista haya surgido en Castilla La Mancha debido a la desastrosa gestión del incendio de Guadalajara (aún así, la telaraña clientelar tejida durante años por Bono, y su constante presencia mediática, difícilmente permitirán un vuelco).



En este escenario el País Vasco juega un papel determinante, y el precio que los nacionalistas imponen alcanza en esta ocasión niveles de humillación pública, o de abierta traición: el triunfo de los asesinos, su impunidad. Y ahí es donde la AVT se convierte en obstáculo a abatir. La memoria de las víctimas es un constante estorbo que recuerda las atrocidades que nos han conducido a la apoteosis nacionalista, al modo en que el espectro del padre de Hamlet impedía pasar página sobre las circunstancias que permitieron coronar al nuevo rey. De ahí que sea imprescindible su desactivación. Y para eso vale todo: auspiciar una asociación paralela, aunque sea aprovechando (¿otra vez?) una tragedia como el 11M, magnificando las inevitables rencillas internas de cualquier entidad, y ahora negándole los fondos públicos para su subsistencia. El gobierno vasco puede impunemente financiar con nuestros impuestos a los familiares de etarras y, en consecuencia, a estos. Pero el gobierno de España
castiga a las víctimas negándoles la subvención solicitada.


Al principio pensaba que este gobierno era peligroso. Ahora sé que lo es, pero además es sectario, miserable, prepotente, cínico, cobarde, vengativo y rencoroso. Y traidor.

GERMONT, Miembro de FORO LIBER@L

LA PAZZZZZ, POR FIN

Con Federico Trillo se inició la insólita práctica de que las nuevas mayorías emanadas de las urnas reprobasen, por simple votación, a los ministros de anteriores gobiernos. Pues ahora tienen una ocasión de oro para reprobar a todos los ministros del interior populares, y por supuesto a Aznar, por no haber sido capaces de acabar con ETA.



Y es que resulta indignante. Con lo fácil que era... Ha tenido que venir un hombre limpio, noble, valiente y, sobre todo, de izquierdas, para darse cuenta de que el final de ETA estaba al alcance de la mano sin derramamiento de sangre. Simplemente se trataba de darles a los terroristas lo que querían. Ya está. En ocasiones tiene que aparecer un hombre, qué digo, un Hombre con mayúscula, de mirada limpia y ansia infinita de pazzzzz para deshacer el nudo gordiano que todos sus antecesores, cegados por el sectarismo partidario, no fueron capaces de deshacer.



Hemos perdido mucho tiempo. Hemos pagado un altísimo precio en vidas humanas, en asesinatos, mutilaciones, secuestros, estragos, para nada, de forma totalmente innecesaria. Está claro que es responsabilidad exclusiva de los gobernantes que precedieron al Hombre de la limpia mirada. Deberían incluso ser sentados en el banquillo de los acusados, ante un tribunal popular que les impute la imperdonable negligencia que ha obligado a los terroristas a seguir matando hasta que alguien ha caído en la cuenta de que bastaba con plegarse a sus pretensiones para acabar con la violencia, para ganar la pazzzzz.



España podría estar viviendo en pazzzzz desde hace muchos años, y solo el partidismo rencoroso de los derechistas ha prolongado innecesaria y cruelmente esta doble agonía: la de las víctimas por un lado, pero también, es hora de asumirlo ya, la de los terroristas, sometidos sin duda a un brutal stress por el hecho de tener que seguir matando ante la evidencia de que los gobiernos de España no eran capaces de ver la diáfana vía hacia la pazzzzz. Y eso que los sucesivos gobiernos autonómicos del PNV lo venían indicando con claridad meridiana...



Aznar, asesino.

CAJAS Y OPAS

Personalmente el asunto de la OPA de La Caixa me repele sin necesidad de contemplar sus consecuencias políticas y de facto.

Sin ser un banquero ni tener nada que ver con el mundo financiero –sí, padecerlo- hace multitud de años que me pregunto qué hacen las Cajas en un sistema económico que se supone libre. Sus ventajas fiscales y de transparencia convertida en opacidad no dejan de ser insultantes en un mercado del dinero.

Así no es de extrañar que el Presidente de la CECA – (Confederación de Cajas de Ahorro)- se alarme porque los Bancos hayan entrado a competir en “su” mercado de la Obra Social, pues ésta, y sólo ésta, es la que justifica el nacimiento de las Cajas y su ventajosa legislación.

Surge la antigua pregunta: ¿es lícita la entrada de las Cajas en el mundo de la producción frente a los Bancos? Respuesta difusa pues puede ser afirmativa en el caso de mantener unos puestos de trabajo.

Como conocedor de lo que es mi lugareña Caja repito lo que nos dice Juan A. Granados en su “El fuero y el dinero”... “nada tiene que ver la economía privada de Juan Pueblo con los fueros o con los hechos diferenciales, que son formas de administración y gobierno, la diferencia de amparo económico entre españoles es otra cosa, es pura discriminación y culto al privilegio.” Esta frase fue la que me hizo comparar los fueros recordados por Juan con el de las Cajas, pues no son más que eso: fueros.

Pues de fueros se trata; he conocido bien su funcionamiento; he conocido y padecido su influencia tanto positiva como negativa, y... me parece injustificable. Si siempre me lo pareció, es superior desde que han sido intervenidas por el poder político. La simpleza de sus consejeros, a veces, es rayana con la más elevada estulticia con nombre y apellidos.

¿Cómo pueden seguir funcionando así?; ningún misterio: opacidad y tratamientos legales preferentes y antiliberales. Nuestra regional Caja (por cierto, ¿hay alguna Caja que sea auténticamente regional?) ha bajado en el ranking financiero; méritos ha hecho; un Director de una de sus agencias te puede dejar desconcertado cuando te ofrece un producto y compruebas que su información no supera la del folleto que te entrega, pero mal leído; ¡imposible en el mundo bancario! Luego te enteras que es cuñado del primo-hermano de la querida de un importante Jefe (es un supuesto, ¡claro!, pero no lejano a la realidad).

¿Dónde está su rentabilidad y su poder?

¡Clarísimo: en una legislación claramente antiliberal! (podría ser justificada si su oferta de créditos fuera menos onerosa que la bancaria y ¡¡¡ya es justificar!!!).

¿Su obra social?... se queda reducida legalmente a aportar el 50% de sus beneficios a ‘Reservas’. Carallo, y ¿el resto?.. Su rentabilidad tras impuestos es, de per se, un 23% superior a la Banca.

Algo cruje cuando esas ventajas no tienen una clara justificación social. ¡Clara, pero que muy clara!

Los eufemismos del Presidente de la CECA para que se les permita competir en igualdad de condiciones (¡qué cinismo!) con los Bancos, son razonables siempre que lo hagan con igual legislación.

Pero la espuria incidencia del tratamiento legal de unos y otros es lo que da lugar a tanta perturbación en el mundo empresarial, vital para una nación: el de la producción (algo que hasta los políticos olvidan).

Nacidas con la amortización de Mendizábal como Montes de Piedad (¡buen adjetivo!) se creó una red justificada en tiempos en los que nadie hacía nada y menos el Estado.

Su actual competencia con el mundo financiero es ventajista y subsidiaria del mundo legislativo (político, naturalmente).

En el año 2004 las entidades componentes de la CECA tuvieron unos beneficios tras impuestos de aproximadamente 4.200 millones de euros (unos setecientos mil millones de pesetas). ¿Es lícito que lo reinviertan en el mundo industrial sometido a las reglas de la competencia, sin más explicaciones (para lo positivo y para lo negativo)?, o ¿deberían hacerlo en Obra Social?

Ahí queda la pregunta: ¿es obra social que la Caixa se hiciera con el poder de Gas Natural, y ahora pretenda hacerlo con Endesa?

No, naturalmente, NO.

Pero supongamos que sí lo es; cabe otra pregunta: con un objetivo social ¿se puede invadir otros terrenos con manifiesta hostilidad? ¿Es la hostilidad una función social?

Está claro que una Caja, con su componente social, si aprecia que crea disfunciones sociales, su obligación es retirarse. Lo demás sólo puede ser interpretado como ansia de poder; pero no de la institución, sino de sus directivos y consejeros.

En palabras más simples: la legislación debería impedir a las Cajas el mercadeo de OPAs hostiles en cualquier circunstancia en las que no se justifique claramente un bien social.

GOTZONE MORA

GOTZONE MORA La profesora Gotzone Mora explicaba recientemente en la radio la situación de pesadilla que se vive en la universidad vasca. Aparte de que a ella nadie le habla en el claustro, de que asiste a clase con escolta, de haber sido amenazada reiteradamente, de vivir en un sinvivir, explicó con pelos y señales, con nombres y apellidos, los casos de etarras que, aún estando en prisión en Francia, o incluso en busca y captura, ¡obtienen espectaculares expedientes académicos y se sacan carreras enteras! Citó a Elena Beloki, al parecer conocida terrorista. En busca y captura (o sea, por definición en paradero desconocido) hasta 1999, en que fue detenida, creo que en Francia. Pues en 1996 sacó unas notas majísimas, sobresalientes y matrículas todo. Actas con tachaduras, firmas falsas, falsificaciones constantes y descaradas,... Todo ello con la connivencia del rector, por supuesto. Pero con la complicidad descarada de la administración autonómica.

¿Vivimos realmente en un estado de derecho? Más bien hay que admitir, y cuanto antes lo hagamos mejor, que hay territorios enteros de España bajo el control más o menos discreto de los terroristas. Ya está bien de ficciones. Se ha dicho hasta la saciedad que Batasuna es el brazo político de ETA. Falso. Batasuna ES Eta. Su verdadero brazo político es el PNV, administrador de los fondos públicos con los que ha ido tejiendo una espesa trama de miedo, coacción, terror y, cuando todo eso no es suficiente, basta con dar aviso al brazo armado. Es sencillo: o pasas por el aro y vives en la Arcadia feliz del nacionalismo fascista, o te sumes en el ostracismo, o si te significas demasiado te puede suceder algo irremediable.

¿Porqué el pueblo vasco ha tolerado esta situación? Lo explicaba el autor del libro: los fondos públicos que la autonomía vasca arranca cada año al Estado sirven para que un policía, un profesor, un funcionario vasco cobren un 60 % más que su homólogo estatal. Nosotros hemos pagado la construcción de esa tela de araña asfixiante. Con nuestro dinero se financia el separatismo.

EL FUERO Y EL DINERO

La palabra que se dispone en el justo medio del frontispicio de la doctrina liberal es, según todos saben: Igualdad o Egalité si se quiere ser mas clásico. Esta igualdad de la que hablaban los primeros revolucionarios norteamericanos y franceses se refería naturalmente, no a uniformidad, ni siquiera a igualdad económica, sinó a la simple y llana igualdad de todos los hombres ante la ley. Un principio claro, razonable y entendible por cualquiera, independientemente de su adscripción política.

Supuestamente, los sucesores del pensamiento liberal que son los estados constitucionales, llamados ahora "de derecho" como si en el Antiguo Régimen no hubiese leyes y pragmáticas hasta debajo de las piedras, deberían obligarse a preservar una desiderata de tan evidente corrección moral y de tan clara utilidad pública, pero no lo hacen ni siquiera por asomo, prefiriendo tomar el rábano por las hojas con el fin de no molestar a los que más se quejan.

Gracias a esta confundidora falta de criterio y equidad ocurre que si hoy en día uno se muere en España, o en el Estado Español según preferencias, sus herederos deberán cotizar a la hacienda pública esa especie de tristísima Luctuosa que se llama impuesto de sucesiones, debiendo cotizar la viuda o el viudo un buen dinero por, sirva como ejemplo, continuar viviendo en el pisito donde ya vivía desde siempre. Sin embargo, y aquí está lo curioso, si se muere uno en esa parte del Estado que se llama Euskadi, sus herederos no tendrán que pagar nada en absoluto por concepto de defunción. De la misma manera, es sabido que para una empresa de lo que sea resulta mucho más barato establecerse allí que en ninguna otra parte del territorio nacional. También se da el hecho poco equitativo de que un funcionario cobra en el País Vasco o en Navarra una media de 9.000 Euros más al año que su homólogo gallego o castellano, que ya es cobrar teniendo en cuenta los magros salarios funcionariales, realizando como realizan idéntica función. Podríamos seguir así hasta el infinito, pero no es necesario para constatar que los españoles del 2003 no somos iguales ante la ley, desde luego no ante la ley de presupuestos o ante las leyes fiscales.

Y aquí radica el equívoco, nada tiene que ver la economía privada de Juan Pueblo con los fueros o con los hechos diferenciales, que son formas de administración y gobierno, la diferencia de amparo económico entre españoles es otra cosa, es pura discriminación y culto al privilegio. El mismo privilegio que señoreó la vida profunda de la Península Ibérica durante toda la edad Moderna y buena parte de la Contemporánea, entonces se dictaba por pactos mas bien oscuros quien era, por simple nacimiento, hidalgo y quien pechero, es decir el que paga; dónde se mantenían los puertos secos, emporios del contrabando, y donde no; quién contribuía a las guerras de la Corona y quien no; quién pagaba sus impuestos por cupo o concierto y quien por la onerosa alcabala...Privilegios todos privativos de los mismos territorios donde ahora existen nuevas y substanciosas ventajas económicas para sus ciudadanos. Resulta, entonces, que estamos ante el mismo perro vestido con distinto collar, aunque nadie quiera expresarlo así, por razones que desconocemos aunque las podamos suponer.

Así que el privilegio que parecía fantasma de un pasado mas bien tenebroso de "Dios y leyes viejas" adquiere ahora plena vigencia. Y a uno que se confiesa razonablemente jacobino se le abren las carnes pensando que por designio constitucional forma parte de los pecheros sin concierto ni cupo que deben pagar luctuosas y alcabalas.

Como la cosa parece no tener arreglo, que no lo tendrá, estoy por solicitar al subdelegado del gobierno que me considere lo antes posible liberado de mi condición de funcionario de la Xunta de Galicia, a los efectos de verme adscrito a los servicios vascos. Así, en vez de Don Manuel, resolvería sobre mi salario el colérico Arzalluz, mejor para mí, como en el Pais Vasco la paga extra supone justo el doble del salario mensual, los agentes de viajes y touroperadores estarán encantados conmigo, en vez de irme al pueblo de mi mujer en agosto igual me voy al Caribe y aprendo de una santa vez a bailar eso que llaman merengue

JUAN, Miembro de FORO LIBER@L

EN QUE MANOS ESTAMOS

Rajoy ha sido claro y demoledor: ni ha conseguido saber para qué le ha convocado el presidente, ni sabe hacia dónde se encamina la política del gobierno. Pocas sensaciones cabe imaginar que resulten más descorazonadoras
que ésta, para el propio Rajoy por supuesto, pero también para todos los españoles mínimamente sensatos.

Cunde la hipótesis de que estamos gobernados por un auténtico incapaz, por un completo inútil sin programa, ni proyecto, ni principios, ni ideas. Es escalofriante que su única oferta haya sido "diálogo institucional". Pero ¿para qué, es que esta reunión no era justamente un diálogo? Una vez más, Rodríguez buscaba otra foto para su colección, otra que sumar a la lista para luego poder decir que ha sido el presidente de la democracia que más veces se ha reunido con el jefe de la oposición.

Rajoy, atrapado entre la espada de negarse a la entrevista ("¡El PP no quiere dialogar!") y la pared del ridículo ("¿Para qué nos hemos reunido?") ha hecho probablemente lo menos malo: ir y a la salida poner en evidencia a aquel "hombre vacío" que un día un miembro del foro definió tan acertadamente.

Pero empieza a ser urgente plantearse pública y notoriamente quién nos gobierna, y hacia dónde nos lleva. Mi sensación se parece a aquellas películas de catástrofes aéreas: el avión da bandazos, y cuando los pasajeros consiguen abrir la puerta de la cabina, se dan cuenta de que no hay piloto, o de que éste se ha vuelto loco,
o de que está pilotando con un ejemplar de "aprenda a pilotar en diez lecciones con el simulador de la Play Station" en las rodillas.

Una maldad... ¿os imagináis a Aznar saliendo de una de estas reuniones? Bueno, no de una, sino de la reunión, porque me juego lo que querais a que ya no va a la segunda.

En serio, ¿qué tal empezar a plantearse en serio si Rodríguez es una persona en sus cabales?



Aja

EL GAFISMO DE ZP

El gafismo de ZP continúa cabalgando, a buen trote. El caso del avión militar español que choca contra una humilde vivienda, española, por hacer una pirueta de capirote indebida y caprichosa, se añade a otras recientes desgracias.

Sólo le falta a Zatape que otro barco cargado de chapapote embarranque en las costas españolas.

Por eso urge que Rodríguez elabore un Decreto Ley prohibiendo a los barcos mercantes de mercancías peligrosas que se estrellen en las costas españolas.

Los españoles estamos muy preocupados. El gafismo de Rodríguez es universal y perpetuo, mucho mayor de lo que parece. Este tipo es un gafón de coxón; en agosto se le han muerto veintinueve personas, y en lo que llevamos de septiembre tres, por entre las distintas autonomías que conforman el Estado Español y los distintos estados que conformarán la futura, y esperada, alianza universal de civilizaciones, para arreglar los males por las cuatro partes del mundo, en pro del género humano.

Insisto en que sólo falta, para que el destino le devuelva la misma moneda (falsa) que él acuñó, que un barco lleno de chapapote pringoso, se le estozole por la costa española (esperemos que esta vez no sea en Galicia...)

Y para impedirlo urge un Decreto Ley de este Gobierno marchoso que prohíba el encallamiento de barcos peligrosos.

¿Os imagináis a Rodríguez dando la noticia de la publicación en el BOE de tal Decreto Ley? Tal que así... (voz engolada, sosegado ademán, mirada que barre de derecha a izquierda, moreno de brillantina...)

" He dispuesto, para salvaguardar la integridad de las costas e impedir que algún barco encalle y las llene de chapapote, (como en anteriores ocasiones ha ocurrido con otros gobiernos de derechas) prohibir el vertido de chapapote en las costas españolas. Con esta medida, que responde al sentir mayoritario de la ciudadanía y mi compromiso personal en respetar el medio ambiente natural, este gobierno apuesta por un futuro respetuoso con la naturaleza que nos ha sido dada.

Porque este gobierno de progreso, no cejará en la lucha por la prevención de daños a las costas. Con este Decreto Ley se abre un antes y un después en el medio ambiente de nuestras costas; es un auténtico plan de choque contra la contaminación marina y sus frutos no tardaremos en apreciar.

Si antaño, con otros gobiernos de la derecha, se hicieron las cosas mal y se llenó la costa de miseria y ruina, hoy, al prohibir el vertido, afianzamos nuestra apuesta por un futuro solidario y respetuoso con el entorno natural, en armonía con los países más desarrollados de nuestro entorno y, además, bla, bla, bla......."

(!!! Qué fácil y qué triste es escribir discursos del tipo zapateril ¡¡¡)

Bachiller
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

EEUU. vs EUROPA

"Entre las cosas nuevas que durante mi estancia en Estados Unidos llamaron mi atención, ninguna me sorprendió tanto como la igualdad de condiciones. Sin dificultad descubrí la prodigiosa influencia que este primer hecho ejerce sobre la marcha de la sociedad, pues da a la opinión pública una cierta dirección, un determinado giro a las leyes, máximas nuevas a los gobernantes y costumbres peculiares a los gobernados" ( Alexis de Tocqueville. La democracia en América)


Uno que en el fondo cojea de cierto romanticismo y procura repensar la historia siempre que le viene al paso, se acuerda hoy de una fecha. Fue el 12 de junio de 1776 cuando los patriotas norteamericanos, liderados por el generoso pensamiento de Thomas Jefferson, se dotaron a sí mismos de la carta de derechos de Virginia, madre de todas las constituciones que vinieron después, incluída la francesa. "Todos los hombres han sido creados iguales" redactaba Jefferson entonces, para señalar luego que estos mismos hombres "recibieron de su Creador ciertos derechos inalienables, entre los cuales están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad". Aquellas palabras señeras puestas sobre papel por los virginianos resultaron ser el aldabonazo de partida para todos aquellos que sentían como ética necesaria la defensa de la dignidad y la libertad del hombre. No se quedaron ahí, el mismo Jefferson, junto con Washington, Adams, Franklin y los demás, se ocupó, a la vez que tenía no menos de siete hijos con su antigua esclava Sally Hemings, de propinar conveniente carpetazo y una por una a todas las lacras del Antiguo Régimen: instauró el hábeas corpus, hizo eliminar de los presupuestos estatales las dotaciones destinadas al clero, declaró anticonstitucional toda ley contra la extranjería, abolió los delitos de pensamiento, "Una opinión equivocada puede ser tolerada donde la razón es libre de combatirla", abogó siempre por la función terapéutica de la cultura: "No se debe ser demasiado severos con los errores del pueblo, sino tratar de eliminarlos por la educación". Y, en fin, contribuyó a parir un país cuyas instituciones y leyes constituyeron por mucho tiempo espejo para los espíritus libres de todo el mundo. De hecho, La democracia en América del siempre brillante Alexis de Tocqueville se escribió sobre todo como aviso político destinado a señalar certeramente hacia donde debían tender las acciones legislativas en Europa.

Así que, pese a todo lo que vino después, léase la Doctrina Monroe, el imperialismo iniciado con la invasión de Méjico, el esclavismo, el Ku klux Klan, también pese a Nixon el mentiroso, al napalm y al agente naranja, pese a tantas cosas, habría que preguntarse dónde ha ido a parar el espíritu de aquellos ilustrados indomables, empeñados en liberarse a sí mismos de las fuerzas oscuras del privilegio y la dominación, el mismo espíritu y la misma voluntad que poseía desde su silla de ruedas Franklin Delano Roosevelt, una fuerza moral incombustible que ayudó decisivamente a barrer de Europa a aquellos tipos llamados nazis.

J.A.Granados, miembro de FORO LIBER@L

LLUEVE

Hoy llueve en Galicia. Y era extraño que tardase tanto en hacerlo. Tierra cómplice de su gente y sensible, ha tardado mucho en llorar a sus jóvenes muertos tan lejos y a los que se han ido en su lugar. Ha tardado en llorar por sus montes abrasados.

Llueve de tristeza, llueve de rabia y de impotencia

ANA, Miembro de FORO LIBER@L

UN GRAN GESTO

Almudena Negro, analista en el diario digital SIGLO XXI nos invita a reflexionar sobre las palabras del Papa Benedicto XVI a los jovenes.
Almudena Negro una mujer comprometida, no admite etiquetas de derechas o izquierdas, quizas la de politicamente incorrecta para los tiempos que corren, debido según sus palabras a su "espiritu gamberro".


Durante décadas hubo un Papa que demostró su capacidad y su valentía a la hora de enfrentarse a los totalitarismos más atroces, surgidos de la pacifista Europa y su predilección por el apaciguamiento. Juan Pablo II denunció en numerosas ocasiones, tanto al marxismo como al nacional-socialismo, así como a los fundamentalistas del mercado. Ahora, como esperaban los católicos y temían los nihilistas y totalitarios, el Papa Benedicto XVI continúa con la labor emprendida por su antecesor.


Un gran gesto, imprescindible en mi opinión, ha sido la valentía de un Papa alemán de denunciar y condenar en Alemania y en una sinagoga, al nacional-socialismo, al cual ha calificado de “demencial ideología racista de matriz neopagana”. Denunció Benedicto XVI también el nuevo antisemitismo que está surgiendo en Europa. Hoy, domingo, ha abogado para que en el mundo prevalezcan “la ley y la justicia”. La absolutización de aquello que es relativo, dice Benedicto XVI, se llama totalitarismo. ¡Qué gran razón que tiene!

Excusándose detrás del conflicto palestino-israelí, es, una vez más, la izquierda –la que no se acuerda de que Marx también escribió sobre “La cuestión judía”-, la que está cayendo en el antisemitismo. O judeofobia. Como prefieran. Seguidos, claro está por la derecha conservadora más rancia.

Los pogromos vuelven a estar de actualidad. Así, hace unos meses, en Rusia, un grupo de diputados de la extrema izquierda, pedía que se prohibieran las organizaciones judías en dicho país. Ahí tienen también a los judíos franceses yéndose a Israel, debido a la constante profanación de tumbas judías en Francia. Dreyfuss y los Protocolos (burda falsificación hecha por parte de la policía secreta zarista y que sirvió para justificar, posteriormente, las atrocidades filosóficas por parte de los intelectuales del régimen nazi). O las judeófobas manifestaciones diarias que se vierten en la práctica totalidad de los medios de comunicación. Así, “El País”, ha llegado a tildar a la organización terrorista Hammas, la que pretende sabotear el proceso de paz emprendido en Oriente Medio, como “insurgencia”. Pero no se crean que “El País” es el único. Miren los demás medios… Una vez más, los periodistas y los docentes, esos grandes responsables…

Tiene razón Benedicto XVI, pues, cuando denuncia esta nueva ola de antisemitismo, que encubre una nueva ola de totalitarismo. ¿Hacia dónde va esta Europa del apaciguamiento –cuyo máximo exponente es, lamentablemente, el presidente español- y de la judeofobia? Como bien recuerda Benedicto XVI, los jóvenes de hoy no han vivido ninguna de las dos grandes guerras últimas: ni la segunda guerra mundial, ni la guerra fría. Los totalitarismos del siglo XX les resultan demasiado lejanos. Y en el caso de España, la guerra civil.

Así pues, son tierra abonada para comenzar de nuevo. Los liberticidas tienen en unos jóvenes escasamente formados –viva la LOGSE-, su campo de experimentación. Desde la izquierda, que ha radicalizado sus posturas, se vuelve a reinvindicar el marxismo. Eso sí, siempre bajo otros nombres y con excusas como que el marxismo jamás se llegó a aplicar realmente (¿Qué era la URSS? ¿Capitalismo salvaje?). Y desde la derecha, el fundamentalismo del mercado (que no es lo mismo que el liberalismo, no confundan).

Tanto para los unos, como las otros, existe una ley natural (como para Donoso Cortés lo era Dios) que establece el valor supremo, al cual debe supeditarse toda realidad: para los marxistas el Estado, para los fundamentalistas del mercado, el mercado. El individuo, pues, se desvanece. Y con él la ley, la democracia y la Libertad.

Y éste es el nuevo peligro que se cierne sobre la Europa del siglo XXI, que es, al fin y al cabo, el mismo peligro de siempre – que lean a Platón y Aristóteles y verán que lo suyo no es nada nuevo- : los liberticidas. Los dogmáticos. Los iluminados de bellos ideales. En resumen, los totalitarios. Camino de ello vamos.

Por eso es tan importante el gesto que ha tenido el Papa Benedicto XVI. Y tan importante la denuncia que efectuó, recién tomado posesión, contra los tres totalitarismos que acechan a los ciudadanos: el marxismo (ahora conocido por socialismo a secas), el nazismo y la anarquía (fundamentalismo del mercado).


Diario Siglo XXI

BARRERAS

Puestos a buscarles a desgracias como la de Guadalajara alguna utilidad práctica, se me ocurre una: dedicamos ingentes cantidades de tiempo a debatir sobre el aspecto puramente político del Estado de las Autonomías. Que si nación, que si comunidad nacional, que si región, que si comunidad autónoma,...

Y en cambio, a la hora de la verdad, resulta que el más demoledor argumento contra este invento que se está revelando diabólico es la absoluta ineficacia que genera. Algo pensado, sobre el papel, para acercar la administración al ciudadano, para "pegar al terreno" a los funcionarios, para situar más cerca de los ciudadanos los centros de decisión, acaba descubriéndose como un laberinto de brurocracias superpuestas, de zonas oscuras sin definición de competencias, de "yo no voy si no me llamas", de "no me ayudes porque eres de la comunidad vecina",... y mientras, el fuego arrasando miles de héctareas y una decena de vidas humanas.

¿A qué grado de estupidez hemos llegado para admitir como si tal cosa que el Estado no puede intervenir en la lucha contra una catástrofe inmensa si el consejero de turno de una comunidad no le da al botoncito de activar la "alerta 2"? Todos los medios del Estado parados, los soldados rascándose la barriga... porque nadie les ha llamado. Las comunidades vecinas ofreciéndose para ayudar y viendo sus ofertas rechazadas. Si Madrid se ofreció no sería porque Castilla La Mancha le avisó, sino porque supo de lo que estaba sucediendo. ¿La administración del Estado, que radica también en Madrid, no se enteró? ¿La delegación del gobierno en Castilla La Mancha tampoco se enteró? ¿Es que tampoco Castilla La Mancha es ya España?

Pues no, no lo es: es un territorio gobernado por el PSOE, y ésa es la única utilidad de su autonomía. Hemos llenado el país de barreras invisibles y absurdas, destinadas únicamente a salvaguardar cotas de poder para los caciques partidistas de turno. No sirven para nada... excepto para permitir que una catástrofe se extienda mucho más allá de lo previsible.

Este debería ser hoy el verdadero debate sobre el Estado de las Autonomías.

RECORDANDO

RECORDANDO Leyendo algunas noticias en la red he recordado que se cumple el octavo aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco. Recordando aquella fatídica tarde me he entristecido. Es difícil de olvidar. Sin embargo, por desgracia, eso no es lo peor. Han pasado ocho años y tengo la sensación de estar casi en el mismo punto. Se que eso es ficticio pues el tiempo corre y nunca se esta en el mismo punto aunque lo parezca. No. No estamos en el mismo punto. Dudo al escribirlo, quizás por no querer aceptarlo, pero estamos peor. En estos ocho años el supuesto conflicto no se ha resuelto y se ha seguido degradando la condición social. No hace falta enumerar todo lo sucedido en este tiempo. Todos los sabemos. Ha sido el triste camino en el que se ha embarcado el nacionalismo hacia su versión más dura, más melancólica, más sentimental y más estupida. Todo eso es sabido, también.

No obstante, parece que se nos olvida. Cuando recuerdo aquellas multitudes en las manifestaciones después del asesinato de M.A.Blanco me pregunto si todas aquellas personas siguen pensando lo mismo o si han claudicado ya ante el verbo fácil, ponzoñoso y demagogo del partido del Gobierno. Se que no todos han claudicado y que la mayoría silenciosa es importante. Pero aun así, siento una gran desazón cada vez que pienso en ello y cada vez que recuerdo que en ciertos sitios hay que sentirse distinto para sentirse bien. Y que si uno no se siente distinto su vida esta en juego, en mayor o menor grado. Y me pregunto, con una mezcla de rabia y tristeza, donde esta ese "mar de injusticia universal" que todo lo justifica y que pretende anestesiar el recuerdo de M.A.Blanco y de todos los demás asesinados en nombre de la tribu. Han pasado ocho años y según los sumos sacerdotes de la tribu el conflicto sigue presente. ¿Cual es el conflicto? Yo, ya no lo entiendo. O es que quizás el conflicto es querer que exista un conflicto.

CARTA DE UN SOCIALISTA

El socialista Jean Jaurés nació en 1859 en Castres, Francia. Fue diputado por el Partido Obrero Francés en 1889, manteniéndose como parlamentario hasta 1898. Posteriormente fue elegido también en las elecciones de 1902,1906, 1910 Y 1914. Murió en 1914.
En 1904 fundó el periódico L'Humanité. En 1905 consigue unir bajo su liderazgo a los socialistas franceses, formando la Sección Francesa de la Internacional Obrera. Fue precisamente el diario L'Humanité el que publicó esta carta dirigida a su hijo que reproducimos. Este texto fue citado por Pildain en la Cortes Constituyentes de la 11 República española (Diario de Sesiones, 1 de marzo de 1933....) Noticias Obreras, núm. 1.371 (1-11-2004/15-11-2004), pg. 40 " ...Y la carta que demuestra oficialmente la "tendencia a la extrema derecha" de un ideólogo y político socialista:


«Querido hijo, me pides un justificante que te exima de cursar la religión, un poco por tener la gloria de proceder de distinta manera que la mayor parte de los condiscípulos, y temo que también un poco para parecer digno hijo de un hombre que no tiene convicciones religiosas. Este justificante, querido hijo, no te lo envío ni te la enviaré jamás.

No es porque desee que seas clerical, a pesar de que no hay en esto ningún peligro, ni lo hay tampoco en que profeses las creencias que te expondrá el profesor. Cuando tengas la edad suficiente para juzgar, serás completamente libre; pero, tengo empeño decidido en que tu instrucción y tu educación sean completas, no lo serían sin un estudio serio de la religión.

Te parecerá extraño este lenguaje después de haber oído tan bellas declaraciones sobre esta cuestión; son hijo mío, declaraciones buenas para arrastrar a algunos, pero que están en pugna con el más elemental buen sentido. ¿Cómo seria completa tu instrucción sin un conocimiento suficiente de las cuestiones religiosas sobre las cuales todo el mundo discute? ¿Quisieras tú, por ignorancia voluntaria, no poder decir una palabra
sobre estos asuntos sin exponerte a soltar un disparate?

Dejemos a un lado la política y las discusiones, y veamos lo que se refiere a los conocimientos indispensables que debe tener un hombre de cierta posición. Estudias mitología para comprender historia y la civilización de los griegos de los romanos, y ¿ qué comprenderías de la historia de Europa y del mundo entero después de Jesucristo, sin conocer la religión, que cambió la faz del mundo y produjo una nueva civilización? En el arte, ¿qué serán para ti las obras maestras de la Edad Media y de los tiempos modernos,
si no conoces el motivo que las ha inspirado y las ideas religiosas que ellas
contienen? En las letras, ¿puedes dejar de conocer no sólo a Bossuet,Fenelón, Lacordaire, De Maistre, Veuillot y tantos otros que se ocuparon exclusivamente en cuestiones religiosas, sino también a Corneille, Racine, Hugo, en una palabra a todos estos grandes maestros que debieron al cristianismo sus más bellas inspiraciones? Si se trata de derecho, de filosofía o de moral, ¿puedes ignorar la expresión más clara del
Derecho Natural, la filosofía más extendida, la moral más sabia y más universal? -éste es el pensamiento de Juan Jacobo Rousseau-.

Hasta en las ciencias naturales y matemáticas encontrarás la religión: Pascal y Newton eran cristianos fervientes; Ampere era piadoso; Pasteur probaba la existencia de Dios y decía haber recobrado por la ciencia la fe de un bretón; Flammarion se entrega a fantasías teológicas.

¿Querrás tú condenarte a saltar páginas en todas tus lecturas y en todos tus estudios? Hay que confesarlo: la religión está Íntimamente unida a todas las manifestaciones de la inteligencia humana; es la base de la civilización y es ponerse fuera del mundo intelectual y condenarse a una manifiesta inferioridad el no querer conocer una ciencia que han estudiado y que poseen en nuestros días tantas inteligencias preclaras.

Ya que hablo de educación: ¿Para ser un joven bien educado es preciso conocer y practicar las leyes de la Iglesia? Sólo te diré lo siguiente: nada hay que reprochar a los que las practican fielmente, y con mucha frecuencia hay que llorar por los que no las toman en cuenta. No fijándome sino en la cortesía, en el simple "savoir vivre", hay que convenir en la necesidad de conocer las convicciones y los sentimientos de las personas religiosas. Si no estamos obligados a imitarlas, debemos, por lo menos, comprenderlas, para poder guardarles el respeto, las consideraciones y la tolerancia que les son debidas. Nadie será jamás delicado, fino, ni siquiera presentable sin nociones religiosas.

Querido hijo, convéncete de lo que te digo: muchos tienen interés en que los demás desconozcan la religión; pero todo el mundo desea conocerla.

En cuanto a la libertad de conciencia y otras cosas análogas, eso es vana palabrería que rechazan de ordinario los hechos y el sentido común.

Muchos anticatólicos conocen por lo menos medianamente la religión; otros han
recibido educación religiosa; su conducta prueba que han conservado toda su libertad.

Además, no es preciso ser un genio para comprender que sólo son verdaderamente libres de no ser cristianos los que tienen facultad para serlo, pues, en caso contrario, la ignorancia les obliga a la irreligión. La cosa es muy clara: la libertad, exige la facultad de poder obrar en sentido contrario. Te sorprenderá esta carta, pero es preciso, hijo mío, que un padre diga siempre la verdad a su hijo. Ningún compromiso podría excusarme de esa obligación.

A QUIEN LE INTERESE

Vamos a ver; si este país se manejara por ideas y colectivos auténticamente representativos, no llegaríamos a las "súper-gratuitas" e inanes confrontaciones sociales a las que nos han abocado contra el sentimiento de la mayoría.

Aquí ha habido un colectivo especialmente agresivo representado por dos sudamericanos (Zerolo e Izaguirre) que han querido ir a por todas "costase lo que costase"; ¡qué más da el diccionario de la RAE, el sentido común, o la historia de los grecorromanos tan proclives a la homo o bi-sexualidad; de quienes somos herederos en su derecho familiar y civil, a ninguno de ellos se le ocurrió darles a los homo estado equivalente al matrimonio!; por algo muy simple: matrimonio significa: UNIÓN DE UN HOMBRE Y UNA MUJER. ¡¡¡Tan simple como eso!!!

Hace falta una presión importante de un lobby que se merece ese nombre, y la mala fortuna de coincidir con un presidente de gobierno al que, aun siendo abogado, la semántica se la trae "floja", y le da igual el "honor" de las víctimas que el de sus victimarios, nación que nacionalidad, estado, región o provincia, etc. etc. .

Un hombre que aun siendo NUESTRO PRESIDENTE DEL GOBIERNO (de todos los españoles, incluidos anarquistas) no valora que la evolución del hombre se debe a su LENGUAJE, que debe tender a su univocidad, PARA QUE TODOS ENTENDAMOS LO MISMO. Y luego se dicen seguidores de Darwin. ¡Qué venga el Dios de Darwin –que decía que lo tenía como saben los que le han leído (que son casi ninguno)!. Eso que venga el Dios ATEO, o el MAGNÍFISCENTE teísta y lo vean (uno de los dos o ambos si es posible, porque con el lenguaje actual TODO es posible: calificar de bondadoso a un criminal, o malvada a una víctima de aquél por quejarse y denunciarle).


¡¡¡VIVA EL LENGUAJE ININTELIGIBLE!!!

INGENIO O POCO INGENIO

Leo el discurso del Presidente del Gobierno, J.L.Rodríguez Z. del pasado 23 de junio. Ese día, el Presidente presenta el Programa Ingenio 2010. No esperaba ningún discurso brillante y tampoco lo encontré. Una cita de Albert Einstein al final del discurso pretender dar algo de nivel intelectual. Se queda en el intento. A lo largo de los tres folios el Presidente va desgranando obviedades que todos conocemos y repitiendo frases que llevamos diciendo desde hace más de 20 años. Nuevamente descubrimos que, desde la década de los ochenta, seguimos estancados en un paupérrimo 1% del PIB dedicado a Investigación y Desarrollo. Y que también, desde ya hace muchos años, muchos de nuestros países vecinos ya llevan dedicando más del 2%. Del 1% al 2% no parece que sea una diferencia significativa. Pero lo es. Es la mitad o el doble de la partida del PIB. Y llevamos mucho tiempo por debajo de la media Europa. Mucho tiempo por debajo del 2% y con un PIB que hasta hace poco también estaba muy por debajo de la media europea. Pretender que invertir el 2% del PIB en I+D+i es alcanzar la convergencia
europea es algo simplemente falso. El desfase es importante y necesitaríamos estar mucho tiempo por encima de ese 2% para cubrir la diferencia que nos separa de Europa y de EEUU. Así que ese objetivo del 2% para el 2010 que propone el Programa Ingenio 2010 debería ser entendido como el mínimo necesario y no como un criterio de satisfacción. Sin embargo, reconozco que es una buena iniciativa el plantearse intentar conseguir ese punto de partida para la convergencia real con Europa y con EEUU.

No obstante, me siento pesimista al respecto puesto que la cuestión no se resuelve a base de los 10 puntos que enumera el Presidente del Gobierno en su discurso. Mas allá de las obviedades que tanto repite hay un punto esencial. Don J.L.Rodríguez Z. reconoce que "las reformas sociales deben ir acompañadas por una reforma en nuestro sistema educativo, empresarial y productivo" y parece que quiere centrar en esos tres pilares: educación, empresa y producción el futuro de cualquier reforma que se quiera llevar a cabo en el campo de mejorar nuestro I+D+i. Sin embargo, más allá de esas palabras nunca he visto en las políticas del PSOE una efectividad real en mejorar el sistema educativo, en fortalecer el tejido empresarial y en ser capaces de incrementar nuestra capacidad de producción. Más bien lo contrario.

España vive, desde hace tiempo, instalada en el " ¡Que inventen ellos!". Hay toda una cultura del esfuerzo, del progreso, del desarrollo de la que adolecemos, en líneas generales, los ciudadanos de nuestro país. Y no parece que eso vaya a cambiar cuando no se plantea ninguna reforma estructural en el sistema educativo que rompa la patética inercia de la LOGSE que nos ha sumido en los puestos más bajos de nuestro entorno en cuanto a resultados académicos. Me pregunto como se puede construir el futuro de la comunidad científica cuando nuestro sistema educativo no fomenta, más bien lo contrario, los valores necesarios para una el avance real del conocimiento científico. Valores tales como esfuerzo y competitividad. Es impolíticamente correcto decir que la competitividad es buena en el sistema educativo. Pero la realidad se impone siempre al final. Nuestro modelo educativo se basa en la igualdad de resultados. Y eso no va a ningún lado, Sr. Zapatero. Y con eso nuestra convergencia real con Europa está seriamente amenazada. No es poniendo más ordenadores en las aulas como se progresa, como usted dice. Por el contrario, es formando a nuestros jóvenes para que tengan una mente ordenada, estructurada y educada. Es con el aprendizaje metódico y crítico como se fomentan el futuro de nuestros cerebros. Y no con discursos banales pseudo científicos al servicio de la ideología de moda. Nuevamente, eso es políticamente correcto. Pero no por serlo es menos cierto.

El Presidente del Gobierno podrá seguir presentando planes estelares. Y sin duda son bienvenidos. Pero solo se quedará en paquetes de medidas más o menos acertadas si no nos planteamos si realmente queremos cambiar nuestra sociedad y enterrar de una vez por todas los mitos y las utopías baratas.

El conocimiento, y la ciencia, es parte de ello requiere mucho esfuerzo. Por parte de todos. Y requiere imaginación y atrevimiento. No hay en ese Programa Ingenio 2010 mucho de eso mientras no exista una voluntad real de mejorar la educación, la empresa y la productividad. Le seguimos esperando Sr. Zapatero. Pero cada segundo que pasa es un desastre para nuestro futuro.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

UN CONTINENTE ENFERMO

UN CONTINENTE ENFERMO Una treintena de libros, entre ellos obras fundamentales como «Tiempos modernos», «La historia de los judíos» o la más reciente «Una historia del pueblo americano», avala al inglés Paul Johnson como profundo observador de las tendencias que toma la historia. A sus 76 años, Johnson sigue con igual interés que siempre los acontecimientos internacionales, incluso con más pasión si cabe. De evolución heterodoxa -de una juventud izquierdista pasó al deslumbramiento por Margaret Thatcher y ahora a una admiración por la persona de Tony Blair-, Johnson es una de las voces más claras del pensamiento liberal-conservador. Acérrimo defensor de George Bush, fustiga a los intelectuales occidentales por un antiamericanismo que considera consecuencia de su poco aprecio por la democracia. Os invitamos a leer su último artículo publicado en la tercera del ABC.





NO se puede negar que Europa como entidad está enferma y que en la Unión Europea como institución reina el desorden. Pero ninguna de las soluciones que se están discutiendo actualmente puede remediar las cosas. Lo que debería deprimir a los partidarios de la unidad europea tras el rechazo por Francia y Holanda de la constitución propuesta no es tanto el fracaso de este ridículo documento como la respuesta de los dirigentes a la crisis, especialmente en Francia y Alemania. Jacques Chirac ha reaccionado nombrando primer ministro a Dominique de Villepin, un frívolo donjuán que nunca ha sido elegido para nada y es conocido principalmente por su opinión de que Napoleón debería haber ganado la batalla de Waterloo y seguir gobernando Europa. El alemán Gerhard Schröder se limitó a subir el tono de su retórica anti-estadounidense. Lo que es claramente patente entre la élite de la UE no es sólo la falta de capacidad intelectual sino una obstinación y una ceguera que bordean la imbecilidad. Como dijo el gran poeta paneuropeo Schiller: «Hay un tipo de estupidez contra la que hasta los dioses luchan en vano».

Los puntos débiles fundamentales a los que hay que poner remedio si se quiere que la UE sobreviva son de tres tipos. En primer lugar, se ha intentado hacer demasiado, con demasiada rapidez y demasiado detalle. Jean Monnet, arquitecto de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, el proyecto original de la UE, siempre dijo: «Evitar la burocracia. Guiar, no dictar. Normas mínimas». Había aprendido a despreciar la Europa del totalitarismo en la que había crecido y en la que el comunismo, el fascismo y el nazismo competían por imponer normativas sobre cada aspecto de la existencia humana. Reconocía que el instinto totalitario está profundamente arraigado en la filosofía y la mentalidad europeas -en Rousseau y Hegel, así como en Marx y Nietzsche- y debe ser combatido con toda la fuerza del liberalismo, que él consideraba enraizado en el individualismo anglosajón. De hecho, durante toda una generación, la UE ha avanzado en la dirección opuesta y creado un monstruo totalitario propio, que literalmente expele normativas por millones e invade cada rincón de la vida económica y social. Las consecuencias han sido terribles: una inmensa burocracia en Bruselas, cada departamento de la cual está clonado en las capitales de todos los países miembros; un presupuesto enorme, que enmascara una corrupción inaudita, de forma que nunca se ha sometido a auditorías, y que ahora constituye una fuente de ponzoña entre los contribuyentes de los países que pagan más de lo que reciben; y sobre todo, la reglamentación de las economías nacionales a escala totalitaria.

La filosofía económica de la UE, en la medida en que la tiene, se resume en una palabra: «convergencia». El objetivo es hacer que todas las economías nacionales sean idénticas al modelo perfecto. Pero resulta que ésta es en realidad la fórmula perfecta para el estancamiento. Lo que hace funcionar al sistema capitalista, lo que mantiene el dinamismo de las economías es precisamente el inconformismo, lo nuevo, lo inusual, lo excéntrico, lo egregio, lo innovador, que manan de la inagotable inventiva de la naturaleza humana. El capitalismo prospera con la ausencia de normas o con la capacidad de burlarlas. Por consiguiente, no sorprende que Europa, que creció rápidamente en las décadas de 1960 y 1970, antes de que la UE echara a andar, haya ralentizado su ritmo desde que Bruselas asumió la dirección e impuso la convergencia. Ahora está estancada. Las tasas de crecimiento superiores al 2 por ciento son raras, excepto en Reino Unido, que fue thatcherizado en la década de 1980 y desde entonces ha seguido el modelo de libre mercado estadounidense. El crecimiento lento o inexistente, agravado por el poder de los sindicatos, encaja bien en el sistema de Bruselas e impone mayores restricciones al dinamismo económico: jornadas laborales cortas y enormes gastos en seguridad social que han provocado un desempleo elevado, superior al 10 por ciento en Francia y más elevado en Alemania que en cualquier otro momento desde que la Gran Depresión llevó a Hitler al poder.

Es natural que el desempleo elevado y crónico genere una ira depresiva que encuentra múltiples expresiones. Una, en la Europa actual, es el anti-semitismo y el anti-americanismo. Otra son las tasas de natalidad excepcionalmente bajas, más bajas en Europa que en cualquier otra parte del mundo excepto Japón. Si se mantienen las actuales tendencias, la población de Europa (excluidas las islas británicas) será inferior a la de Estados Unidos a mediados de siglo: por debajo de 400 millones, de los cuales los mayores de 65 años constituirán un tercio. El aumento del anti-americanismo, una forma de irracionalidad deliberadamente fomentada por los señores Schröder y Chirac, que creen que con él conseguirán votos, resulta especialmente trágico, porque las primeras fases de la UE tuvieron su origen en la admiración por la forma estadounidense de hacer las cosas y la gratitud por la manera en que Estados Unidos había salvado a Europa, primero del nazismo y después (bajo la presidencia de Harry Truman) del imperio soviético, mediante el Plan Marshall en 1947 y la creación de la OTAN en 1949.

Los padres fundadores de Europa -el propio Monnet, Robert Schumann en Francia, Alcide de Gasperi en Italia y Konrad Adenauer en Alemania- eran pro estadounidenses convencidos y estaban ansiosos por posibilitar que las poblaciones europeas disfrutaran del estilo de vida estadounidense. Adenauer en particular, ayudado por su brillante ministro de Economía Ludwig Erhardt, reconstruyó la industria y los servicios de Alemania, siguiendo el modelo más libre posible. Éste fue el origen del «milagro económico» alemán, en el que las ideas estadounidenses desempeñaron un papel determinante. El pueblo alemán floreció como nunca en su historia, y el desempleo alcanzó mínimos históricos. El descenso del crecimiento alemán y el estancamiento actual datan del punto en el que sus dirigentes se apartaron de Estados Unidos y siguieron el modelo de «mercado social» francés.

La enfermedad de la UE se deriva de un factor aún más fundamental. Europa no sólo ha vuelto la espalda a Estados Unidos y al futuro del capitalismo, sino también a su pasado histórico. Europa fue esencialmente una creación del matrimonio entre la cultura grecorromana y el cristianismo. Bruselas ha repudiado, de hecho, a ambos. En la malhadada Constitución no se mencionaban los orígenes cristianos de Europa, y el Parlamento Europeo de Estrasburgo ha insistido en que un católico practicante no puede ocupar el cargo de Comisario de Justicia de la UE.

Igualmente, lo que llama la atención del observador en el actual funcionamiento de Bruselas es el asfixiante e insufrible materialismo de su punto de vista. El último estadista continental que captó el contexto histórico y cultural de la unidad europea fue Charles de Gaulle, que deseaba «la Europa de las patrias» (L´Europe des patries). Recuerdo que en una de sus conferencias de prensa hizo referencia a «L´Europe de Dante, de Goethe et de Chateaubriand». Yo le interrumpí: «Et de Shakespeare, mon General?». Él se mostró de acuerdo: «Oui! Shakespeare aussi!». Ninguno de los miembros principales de la élite de la UE actual usaría ese lenguaje. La UE carece de contenido intelectual. Los grandes escritores no tienen función que desempeñar en ella, ni siquiera indirectamente, como tampoco los grandes pensadores o científicos. No es la Europa de Aquino, Lutero o Calvino; o la Europa de Galileo, Newton y Einstein. Hace medio siglo, Robert Schumann, primero de los padres fundadores, solía referirse en sus discursos a Kant y a santo Tomás Moro, a Dante y al poeta Paul Valéry. Para él -dijo explícitamente- la construcción de Europa era una «gran cuestión moral». Hablaba del «alma de Europa». Tales pensamientos y expresiones no tocan ninguna fibra sensible en la Bruselas actual. En resumen, la UE no es un cuerpo vivo, con mente, espíritu y alma que le dé vida. Y a no ser que encuentre esas dimensiones inmateriales pero esenciales, pronto será un cuerpo muerto, el cadáver simbólico de un continente moribundo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres