Blogia
FORO LIBER@L

ZAPATERO, PROFETA

ZAPATERO, PROFETA Al anterior Gobierno socialista se le hundió la nao "Victoria" y le salió ardiendo la Expo, aparte de otras minucias de Filesa, cal viva, cafelitos, roldanes y cosas así. Convino entonces toda la nación en acordar que en el PSOE había un gafe.
Hoy Jaime Campmany escribe en su columna este esclarecedor artículo.




ADMIRADO me tiene el don de la profecía que entre tantas otras virtudes, naturales, sobrenaturales y surrealistas, posee nuestro muy amado presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Realmente, a la vista de un don tan claro, tan extraordinario y tan elevado sobre la generalidad de los humanos, los profetas mayores del judaísmo: Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel, tendrían que haberle hecho un hueco de honor entre ellos y tenerlo en medio de los cuatro, mimado y contemplado.

Es sabido que hay dos maneras distintas de usar el don sobrenatural de la profecía. Uno, el método directo, que consiste en predecir y anunciar de antemano los sucesos futuros, antes de que ocurran y con más o menos tiempo de anticipación, la adivinación de lo que vendrá mañana o dentro de algunos siglos. Otro, el sistema de la viceversa, o sea, vaticinar exactamente lo contrario de lo que sucederá, de tal modo que, conocido ya el carácter del profeta a la viceversa, se conoce la realidad de lo que traerá el porvenir dándole la vuelta al pronóstico. Para ejemplo clásico de profeta a la viceversa podría valer aquel personaje de un romance de Quevedo que decía de sí mismo: «Como a imagen de milagros me sacan por las aldeas, si quieren sol, abrigado, y desnudo, porque llueva».

Zapatero es, desde luego, un profeta de esta segunda categoría, un profeta a la viceversa. Su vida pública (en la privada ni entro ni salgo) está cuajada de ejemplos elocuentes. La revelación más espectacular de su don a la viceversa lo constituye la predicción reiterada y pública del triunfo de Kerry en las elecciones norteamericanas, que fue anunciado como seguro y felizmente inevitable. Bueno, pues Zapatero consiguió que George W. Bush obtuviera el triunfo más clamoroso de todas las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Pronosticó insistentemente Zapatero la derrota de Howard en las elecciones australianas. No se había apagado el eco de sus profecías, y ya estaba Howard recibiendo telegramas de felicitación por su reelección. Vaticinó otra derrota que consideraba descontada y fácilmente previsible: la de Tony Blair en las urnas británicas. Blair, como ustedes saben, se encuentra instalado tan ricamente en el número 10 de Downing Street. Cuando Zapatero retiró las tropas españolas de Iraq, invitó a todos los demás países que tenían soldados allí a seguir el ejemplo, y anunció que serían muchos los que le imitarían. Ni uno solo lo hizo.

Más, más. Se arrimó a la sombra ilustre y perdurable de Schröder y Chirac, cuyos triunfos en todos los frentes daba como seguros. El canciller Schröder ha fracasado en Renania y Chirac ha sido aplastado bajo un aluvión de noes en el referéndum de la Constitución europea. En España, anunció una tregua de paz con la banda etarra, que estaba ya una larga temporada sin «hacer ruido», e inmediatamente empezaron a estallar bombazos allí y aquí, en Guipúzcoa, en Bilbao, en Madrid. Además de presidir el Gobierno, que Zapatero presida el Colegio de los Augures.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Anónimo -

Anda que cuando afirmó, con voz ampulosa y tono superseguro, que sobre el 11-M ya se sabía todo....
¡Será faba!

Anónimo -

Los últimos acontecimientos habidos en Alemania y Francia dejan a ZP en una posición ridícula y patética; si quieres que alguien pierda que le apoye, animosamente, ZP.
Recordemos que días antes de resultar Ratzinger elegido como Papa nuestro presidente dijo que "tengo noticias de que el próximo Papa va a ser italiano"
Me pregunto a qué santo dijo aquello. ¿Qué tenía que ganar y qué por perder? ¿Lo sopesó? Quizás quiso quedar, "ante la ciudadanía" como un hombre adivino (¿o divino?) para el caso de haber acertado; pero como no acertó, en su lugar quedó como un hombre ridículo, sin entidad, cagapoquito,...
Para acabar lo hago con este silogismo:

FG = GAL
ZP = GA-FE

Bachiller
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres